Extractores para un baño sin ventanas

Colocar el baño en la distribución del espacio de una casa es en ocasiones complejo, y por ello en muchas ocasiones este no cuenta con ventilación hacia el exterior. Antiguamente, tener un baño sin ventanas podría resultar un problema, pues los equipos de ventilación no estaban tan perfeccionados como los de ahora.

Cuando se está en esta situación, los expertos deben valorar las variables a tener en cuenta, entre las que se encuentran la luz y la ventilación. Es curioso descubrir que una de las habitaciones que mejor ventilación necesita, suele no contar con ella. Y es que la luz natural siempre puede solucionarse con recursos artificiales, pero eliminar los olores y la humedad no es tan sencillo.

Aunque pueda parecer tedioso, lo cierto es que existen miles de viviendas en las que originalmente no hay baños con ventanas hacia el exterior, lo que obliga a crear nuevas tecnologías que permitan instalar un sistema de ventilación adecuado, garantizando la seguridad y el bienestar de los inquilinos.

Si estás pensando en realizar una reforma y remodelar el baño, ya que no tiene una ventilación directa, te aconsejamos que cuentes con la ayuda de un profesional como los de Reformas Granada.

Soluciones para un baño sin ventanas

Si el baño no tiene ventilación existen diferentes formas y sistemas que pueden instalarse para ayudar a mover el aire. A continuación, te brindaremos algunas alternativas que puedes tomar en cuenta en una remodelación, a fin de conseguir ventilar la estancia.

Extractor axial

Son muy frecuentes y suelen indicarse para realizar instalaciones en las que los conductos no son muy largos. Cuando se instala el extractor en la pared exterior, se debe escoger uno de tipo helicoidal. Este modelo es sencillo si se tiene acceso a la pared trasera del baño.

Modelo centrífugos

Este tipo de extractor es para que sea instalado en lugares con conductos extensos. Está diseñado para baños interiores como los de un edificio, ya que puede tener hasta 50 metros de longitud.

Modelo manual

Este tipo de extractor es muy conocido y se activa mediante el interruptor de la luz. Es decir, se ponen en marcha y se apagan cuando el usuario presiona el interruptor de encender o apagar la luz del baño. Este es el sistema más sencillo, conocido y asequible para aquellos que tienen un baño sin ventanas.

Extractor con sensor de presencia

Es similar al anterior, con la diferencia de que funcionan a través de sensores infrarrojos y detectan cuando alguien entra al baño, aunque se esté a oscuras o se haya dejado el interruptor de la luz encendido.

Son más prácticos, aunque también algo más caros, pues de este modo no se corre el riesgo de dejar la luz encendida y por lo tanto el extractor funcionando todo el día.

Extractor con sensor de humedad

Este modelo cuenta con un mecanismo hidrostático, que permite que un sensor active el extractor cuando detecta un exceso de humedad en el ambiente. Este sistema es más sofisticado que los anteriores, pues lo que evalúa es el nivel de condensación que hay en el ambiente, sobre todo durante la hora de la ducha.

Sensor con temporizador

Estos extractores poseen un temporizador, que permite que el usuario programe las horas del día que desea que esté conectado. Una vez finalizado ese plazo, el aparato deja de funcionar hasta la siguiente programación.

Es muy cómodo, puesto que los usuarios suelen programar las horas del día en que saben que el baño será muy transitado, como las mañanas o las noches.

Estos son las alternativas más fáciles y prácticas para  una vivienda en la que el baño no contará con ventilación propia. Una instalación de este tipo es menos invasiva y costosa que cualquier otra reforma, y permite que el usuario elija entre una variedad de modelos en el mercado.

Elegir cuál formato es el que mejor se adapta a ellos dependerá de varios aspectos. En primer lugar, depende del presupuesto, pues no todos los dispositivos cuestan lo mismo, y en segundo lugar el uso que tendrá ese baño y el formato de la vivienda. No es lo mismo instalar un extractor para un lavabo, en el que uno ingresa ocasionalmente ya que no hay ducha, que en un baño completo que diariamente usan todos los miembros de la familia a lo largo del día.