Como aprovechar una terraza pequeña

La llegada del buen clima invita a dedicar tiempo a ese pequeño rincón que tienen muchas casas y pisos, la terraza. En muchas ocasiones este lugar es algo pequeño y queda relegado por falta de tiempo o por desconocimiento al no saber cómo hacer una distribución armónica en él. La llegada de la época estival invita a las personas a querer reformar o remodelar aquellos lugares de su casa que se encuentren al aire libre. La terraza puede ser estrecha y larga o ancha y corta, o no ser ni larga ni corta, simplemente reducida y es posible que nos preguntemos como aprovechar una terraza pequeña como es esta situación. En cualquier caso, ese espacio pertenece a la casa y por tanto se debe encontrar la forma de aprovecharla y así disfrutar de ella. Este tamaño reducido suele ser porque el piso se encuentra en una zona urbana, este motivo incita aún más a poder aprovecharlo.

Si este es el caso, si se cuenta con la posibilidad de realizar una reforma a una terraza pequeña que este algo desaprovechada, desde nuestra empresa de reformas proponemos una serie de ideas para que de cara al buen tiempo y todos puedan aprovecharla.

Ideas para aprovechar una terraza pequeña

Una de las principales ventajas que tiene disponer de una terraza, es poder salir a tomar el aperitivo, a comer o a cenar. Estar al aire libre ya sea solo o acompañado siempre resulta agradable.

Crear una zona para comer

Muchos propietarios de terrazas pequeñas creen que al disponer de poco espacio, no pueden darse ese capricho. Hoy en día existe una gran cantidad de muebles plegables que pueden dar mucha vida a una terraza pequeña.  En el mercado, hay una gran variedad de ideas posibles, desde mesas pequeñas, plegables o para colgarlas. Hay mesas que se pueden cerrar completamente o sillas que se abren o se pliegan en función de las necesidades. Esto permitirá guardar todo de manera sencilla cuando finaliza la época del calor.

Usar cojines para crear comodidad y para dar color

Tener muebles plegables no implica que se tenga que renunciar a la comodidad. En muchas tiendas se pueden encontrar actualmente una gran variedad de cojines con diferentes colores y diseños, que aportaran a la terraza un toque de color y comodidad.

No se debe cometer el error de comprar piezas grandes por muy cómodas que sean, es necesario adaptarse al espacio y comprar las cosas acordes al mismo, para que de esta manera se pueda disfrutar de ella plenamente.

Crear jardines verticales

Cuando hablamos de terrazas pequeñas, uno de los principales problemas es que estas, son por lo general, estrechas. En estos casos resulta complicado compaginar zonas de ocio con un bonito diseño floral. Por suerte hay trucos para todo, y el mejor es crear jardines en vertical.

Para ello, es necesario colocar ganchos en las paredes y poner macetas o jardineras en las mismas , se puede llegar a crear pequeños huertos, donde se cultiven especias para los guisos y ensaladas: orégano, albahaca, romero o hierbabuena que es una planta que crece muy bien en verano.

Unir exterior con interior

Utilizando una decoración similar tanto dentro de la vivienda como fuera, ayudará a crear una sensación de continuidad, lo que provocará que visualmente esta fluya y parezca todo más grande.

Esto se hace, utilizando colores similares en el mobiliario y en los objetos decorativos, e incluso llega a ser posible pintando las paredes de tonalidades similares.

La iluminación

Cualquier terraza que se precie, por pequeña que sea, tiene que estar correctamente iluminada. En caso contrario no se conseguirá un espacio acogedor en el que pasarán largas horas. Hay que tener presente que estos espacios no son solo utilizados durante el día, donde la iluminación natural solventa el problema, sino que se sale a la terraza al atardecer y durante la noche para disfrutar del fresco después de un día largo de calor.

Para conseguir una iluminación acertada hoy en día existe una gran variedad de sistemas, ya sea luces solares, guirnaldas luminosas, lámparas de suelo o de mesa y velas. También, está la opción de utilizar farolillos que se recargan con energía solar y aportan luz y color al lugar.

Hay que asegurarse de disponer de una buena iluminación y de combinar luz directa con luz indirecta, de esta forma el ambiente será más agradable y se podrán crear diferentes intensidades para diferentes situaciones.