Reparaciones DIY para hacer en casa

El paso del tiempo y el uso de la vivienda, acaba pasando factura a las infraestructuras de la misma. Como es lógico, este es uno de los lugares en el que se pasa más tiempo. Sus instalaciones son usadas constantemente, lo que provoca que tarde o temprano algo empiece a fallar. Es por ello que si nos planteamos hacer algunas reparaciones nosotros mismos, o como también suelen denominarse, reparaciones DIY (de Do It Yourself)

Por más que se cuide un hogar, este se ve afectado, y con el paso de los años comienzan a verse desperfectos que dificultan su habitabilidad y estropean la imagen que tiene la casa. Hay que tener presente que ninguna vivienda es perfecta, pero no se debe dejar que las pequeñas averías se hagan grandes,  sino a la larga lo que parecía una pequeña rotura acaba ocasionando una inundación.

En muchas ocasiones, a los residentes, les cuesta mucho trabajo decidirse a hacer ellos mismos las diferentes reparaciones DIY, ya sea por miedo a no saber o por falta de tiempo. Nuestros especialistas en reformas en Granada te ofrecen a continuación una lista de pequeñas reparaciones DIY que deben ir haciéndose en una casa para que esta no empeore con el paso de los años.

Problemas que se solucionan con simples reparaciones DIY

Cada reparación en una reforma tiene un nivel de dificultad, pero todos son problemas sencillos que cualquier habitante de la casa podrá solucionar:

1. El inodoro pierde agua

Es habitual que sea el WC una de las cosas de la casa que más suele averiarse debido al uso constante que recibe. Si el inodoro siempre suelta agua, es decir funcionando constantemente, está consumiendo más agua sin necesidad, y de este modo aumentando la factura de este servicio. Además hay que añadir el ruido constante que genera y puede llegar a ser muy molesto.

La reparación es un poco compleja, pero merece la pena aprender dado que es un problema que ocurre de forma frecuente en las casas:

1. Hay que cerrar el agua del inodoro, abrir la cisterna y luego tirar de la cadena para vaciar el tanque.

2. Se necesita localizar la aleta conectada a la mano, que permite que el agua descienda del tanque.

3. Desenganchar la aleta de la base del tanque y la cadena.

4. Hay que comprar una nueva en una ferretería y reemplazar la antigua.

5. Luego, cubrir el tanque y volver a abrir el agua.

2. Tapar agujeros

Es habitual que en las casas aparezcan grietas, o haya que tapar orificios donde antes había algo colgado.

Estas reparaciones DIY no implican mucha dificultad. Solo se necesitará limpiar bien la zona para quitar todos los restos de polvo que tenga. Usar masilla y rellenar el orificio con una espátula. Una vez esté seco, se lija suavemente hasta que quede al mismo nivel de la pared y ya solo se pintará para que no se note la diferencia.

3. Marcas o grietas en los suelos de madera

La dificultad de esta tarea dependerá del nivel del desperfecto que tenga la madera. Si es solo unos pequeños arañazos, se necesitará un poco de cera especial para madera. Se limpiará bien la zona y se secará. Una vez esté el suelo preparado, con la ayuda de un trapo limpio y seco, se unta la cera suavemente por la madera hasta que  haya sido absorbida. Debe limpiarse con otro trapo seco una vez esté seca la cera, de esta manera se eliminan excesos y quedará perfecta y con un nuevo brillo.

4. Sillas que se tambalean

Sillas, mesas o banquetes, tarde o temprano casi todo empieza a tambalearse. Debido al uso, a los cambios de temperatura, los materiales ceden más por unas zonas que por otras. Pasado un tiempo todos acaban necesitando un reajuste en sus dimensiones. La reparación es sencilla, solo hay que comprar en una ferretería una masilla especial, parecida a la plastilina. Amasarla bien, y hacerla del tamaño que se necesite para después pegarla a la pata del mueble. Cuando esté seca, se lija hasta conseguir el tamaño y la forma deseada.

Desde Reformas Granada, aconsejamos que siempre se tenga en casa una caja de herramientas básicas. Nunca se sabe cuándo va a hacer falta hacer alguna reparación, es bueno contar con algunos utensilios, como destornilladores, sierras, alicates, limas o trompo que le harán la vida más fácil.