Cómo mantener las paredes a salvo

Una de las cosas que más sufre con el paso del tiempo en una casa, son las paredes. Ellas soportan todo el peso y toda la infraestructuras de una casa y es por ello importante mantener las paredes a salvo dentro de nuestras posibilidades. Las paredes pueden padecer innumerables desperfectos con el paso del tiempo, como son los hongos, las grietas o las filtraciones.

Es necesario hacer revisiones periódicas para comprobar en qué estado se encuentran y poder solucionarlo antes de que el problema se haga mayor. Es el propio habitante del inmueble el que debe estar al tanto de las irregularidades que pueden aparecer en las paredes de la casa.

Desde nuestra compañía de reformas, explicaremos a continuación cuales son los daños más habituales que suelen padecerse y como mantener las paredes a salvo.

Como quitar el moho para mantener las paredes a salvo

El enmohecimiento hace que la casa se vea en mal estado e incluso suele provocar enfermedades. Si se necesita encontrar una solución temporal a este mal a continuación se expondrán unos consejos para mantener las paredes a salvo y librarlas este problema.

El moho puede atacar en cualquier momento, solo necesita un poco de humedad y a las 48 horas ya se habrá formado. Si no se aprecian filtraciones de agua, externas, será necesario llamar a un especialista que pueda decir de dónde viene ese foco de hongos.

Cómo limpiarlo

Para empezar, debe eliminarse con productos de limpieza como la lejía. Es un excelente producto pues además de matar bacterias al colocarlo por un tiempo determinado, ayudará a eliminar el moho de las paredes de forma rápida y segura.

Para completar la tarea, se necesitarán cinco tazas de lejía, agua caliente y un rociador. Es necesario ponerse protección en las manos y usar ropa vieja pues, la lejía quema la piel y los tejidos. Hay que llenar el rociador hasta la mitad de agua caliente, y la otra mitad de lejía. Mezclar y empezar a echarlo por la zona afectada. Hay que dejarlo reposar durante unos diez o quince minutos. Una vez se haya secado volver a mojarlo, dejarlo de nuevo reposar, y acto seguido, limpiar con un paño. A veces sale fácilmente y en otras ocasiones tocará refregar con un cepillo de cerdas cortas hasta que se haya eliminado. Ya solo queda secarlo bien y si es invierno habrá que darle con un secador para que tarde menos tiempo. Si por el contrario es en periodo estival, con dejar las ventanas abiertas unas horas será suficiente.

Una vez finalizada la tarea se deberá inspeccionar toda la casa, detrás de los muebles, en los muebles de mampostería y dentro de los armarios, dado que es frecuente que si la humedad ha aparecido en un lugar, pueda estar ya en otro. Revise bien cada rincón y limpie cualquier rastro que vea con lejía.

Cómo detener filtraciones en las paredes

Uno de los problemas que más inquietud genera en una casa son las filtraciones y por consiguiente, cuanto se estropean a nivel estético las paredes. El síntoma más habitual que se puede observar para saber si hay filtraciones internas, es que a las paredes se les empieza a caer la pintura, dejando ver el enfoscado.

Estos daños se generan porque existe una filtración directa de agua en el interior de la vivienda, es decir líquido acumulándose en la parte externa.

Para poder solucionar esto, es necesario llamar a un especialista para una reparación en condiciones. La problemática nunca se solucionará si no se averigua previamente de dónde sale esa agua. Una vez lo hayan resuelto ya solo quedará picar la pared, volver a enfoscar y pintar.  Es mejor realizar todo este proceso en época estival, pues se necesitará dejar ventanas abiertas para que se seque bien el interior de la pared.

Como arreglar grietas de la pared

Las grietas suelen salir por diversos motivos. Cuando sale una grieta pequeña, no es necesario alarmarse.  Se pueden arreglar

1. Limpie la zona afectada.

2. Humedezca la zona para conseguir que la masa se adhiera bien a la pared.

3. Prepare masilla, deje que repose hasta que coja firmeza. Una vez tenga una textura parecida a la plastilina, colóquelo en la grieta hasta taparla.

4. Una vez seco, lije la zona para que quede pareja a la pared.

5. Limpie bien y ya puede pintar encima de forma sencilla.