¿Por qué reformar un jardín con césped artificial?

Cuando empieza a llegar la primavera y los árboles verdean y las plantas a florecen, se comienzan a pensar en arreglar la terraza o el jardín del que se dispone. Los próximos meses las zonas al aire libre permanecerán más tiempo ocupadas, por lo que es necesario rehabilitarlas y devolverle el esplendor que perdieron durante el otoño y el invierno. Existe en el mercado una alternativa ideal para crear una zona verde en la terraza o en el jardín, sin importar de cuántos metros se tenga. La tarea de reformar un jardín con césped artificial no es excesivamente compleja, pero se requiere de ciertos materiales y técnicas para hacerlo. 

El césped artificial es una nueva técnica, que está cada vez más de moda entre los propietarios de espacios exteriores. Este auge en su utilización se debe a que en los últimos años la calidad del producto ha ido mejorando considerablemente, pudiendo encontrarse diferentes formatos con características propias. Si se tienen dudas acerca de su realización lo mejor es contactar con especialistas como los de Reformas Granada, para que realicen el trabajo y asesoren sobre el mismo.

Pasos y materiales para instalar un césped artificial

Para reformar un jardín con césped artificial es necesario elegir el más adecuado para la zona y uso que se le va a dar. Además se debe conseguir todo el material que se precisa para instalarlo correctamente:

Material de relleno

Es necesario utilizar un material que relleno, que será el encargado de alisar la superficie donde vaya a colocarse el césped artificial. Este material suele ser arena de silice blanca, coloreada o cucho SGR, entre otros.

Materiales para fijar al reformar un jardín con césped artificial

Para fijar el césped artificial se utilizan bandas de unión, que pueden ser autoadhesivas o encoladas.

Mallas de drenaje:

Estas son imprescindibles de colocar, pues serán las encargadas de que no se acumule agua encima del material y de que la hierba no prolifere y salga al exterior a través del césped artificial.

Material de subbase:

Que sirve para igualar el terreno y ayuda a drenar el agua y la humedad que se produce de manera natural.

Además de todo lo anteriormente mencionado, existe una serie de accesorios o productos opcionales destinados al mantenimiento, como los repelentes de insectos, los limpiadores o los desinfectantes. Además es necesario llevar una evaluación minuciosa si se cuenta con animales, ya que el césped, al no ser natural, no puede autorregularse de manera independiente, por lo que es preciso limpiarlo de manera correcta.

Ventajas y desventajas de reformar un jardín con césped artificial en lugar de natural

En algunas ocasiones el clima, la situación de la vivienda, las preferencias o el tiempo hacen que el césped natural en el jardín o terraza no sea viable. Por ello siempre se puede contar con un césped artificial, que en la actualidad es uno de los productos más solicitados para jardines, patios y terrazas. Los motivos son los siguientes:

Apto para cualquier clima

No importa la temporada del año que sea, si hace frío o calor, un césped artificial estará verde todo el año, y se podrá disfrutar de él siempre que se desee, a diferencia de los naturales que en invierno se queman por el frío y en verano se secan por el calor.

Económico y sostenible en el tiempo

Al no precisar de riego diario se produce un ahorro muy grande en el gasto de agua que se da en una vivienda. Esto hace de él una opción ideal si se vive en climas secos, ya que no se gastará agua de más en su riego.

En la mayoría de los casos es reciclable y reutilizable, además, al no consumir recursos, es considerado ecológico y no dañino para el planeta.

Lo más adaptable a la hora de reformar un jardín con césped artificial

Al reformar un jardín con césped artificial podemos adaptarnos a cualquier tipo de suelo, ya sea duro, blando, de superficies naturales, como la tierra o encima de solerías, como en el caso de una terraza. Si la elección va a ser colocarlo encima de un suelo natural, este debe ser preparado con anterioridad, para evitar que aparezcan humedades, insectos o hierbas no deseadas.

Fácil mantenimiento

El césped artificial no debe ser regado ni cortado semanalmente para que luzca verde, todo lo contrario que en el caso de los céspedes naturales. La limpieza y el mantenimiento de un césped artificial es muy básica, por lo que no hay que hacer grandes inversiones ni de tiempo ni de dinero para que permanezca bonito con el paso de los años.