Cinco trucos para ganar espacio en una reforma

Hacer una reforma siempre trae consigo innumerables momentos para la toma de decisiones. Aumentar la familia siempre tiene como riesgo que las estancias y los armarios se queden pequeños, por eso se darán cinco trucos para ganar espacio en una reforma imprescindibles. No es suficiente tomar solo medidas con lo referente a los grandes cambios o los amplios espacios, sino que también es relevante prestarle especial atención a aquellos puntos donde pudiera ser interesante realizar alguna modificación para ganar un rincón de almacenamiento que se habría perdido. La falta de espacio suele ser un tema muy recurrente en las casas, pues a menudo cuando se adquiere la propiedad las necesidades que tienen los ocupantes son diferentes a las que tienen en la actualidad. 

Ya sabemos que el espacio de una casa es el que hay, pero como hemos comentado, siempre hay algo de margen para estirarlo un poco, aprovechando todo el potencial que tienen algunos espacios que a veces llegan a pasar desapercibidos. Será gracias a un técnico especialista, con los que podremos convertir un pequeño espacio en algo mucho más rentable.  Por eso recomendamos contar con un especialista que pueda dar asesoría sobre la viabilidad de las ideas, para no cometer ningún fallo durante el proceso.

Si no es preciso realizar una reforma en profundidad, pero se necesita ganar espacio de almacenamiento, nuestra empresa de reformas te ofrecerá algunas ideas y los cinco trucos para ganar espacio en una reforma que se expondrán a continuación serán muy útiles para conseguir esos metros que se necesitan.

Cinco trucos para ganar espacio en una reforma.

La distribución de los muebles en las cocinas: 

En muchas ocasiones no es el más apropiado, dado que no aprovechan todo el espacio. Es muy común hacer una separación en los armarios que se encuentran las esquinas, Esto es un gran error, lo ideal es utilizar todo el espacio con una sola puerta, pues así dispondremos de toda la profundidad.

Nuevos miembros:

Es muy común que con la llegada de un nuevo miembro a la familia, los espacios debían ser distribuidos y con ello las habitaciones necesitan un nuevo cambio de imagen. Si una de las habitaciones de las que se disponen es algo pequeña, pero alta y alargada una opción ideal es colocar la cama en alto, y utilizar todo el espacio que queda bajo ella para almacenaje, convirtiéndolo en cajoneras o armarios. Este concepto es muy común y se pueden encontrar en varias tiendas camas con este concepto, otra idea es mandar a hacer a medida en función del espacio que se disponga, esto siempre dará un toque de personalidad a la estancia.

Las escaleras:

Suelen robar mucho espacio en una vivienda, pero existe la posibilidad de reutilizar el hueco con una reforma que queda y convertirlo en algo práctico. Cuatro formas de aprovechar el espacio son:
Convertido en un armario vestidor, si el espacio que se tiene es grande se puede crear una pequeña estancia donde colgar y almacenar la ropa de abrigo y los zapatos, liberando así espacio de otros muebles.
Convertirlo en cajoneras, si el hueco es algo menos se pueden hacer cajoneras en ese lateral.
Aprovechar el lugar para colocar estantes o barras para colgar ropa.
Y por último, si el espacio es apropiado, se podría construir el aseo de la plata inferior de la casa en ese lugar. 

Escaleras con cajones:

Existe otro modelo de escalera que no cuenta con espacio debajo, pues en este caso otra posible solución para ganar almacenamiento, es construir los escalones de madera y convertirlos todos en cajones. Otra opción es hacer de cada escalón una tapadera que pueda ser elevada para guardar cosas en su interior. Este sistema nos hará ganar mucho espacio, pues es ideal para guardar zapatos, juguetes o incluso despensa.

La buhardilla: 

Muchas casas tienen una buhardilla que es habitual que esté desaprovechada, dado que la inclinación del techo la hace poco práctica para el día a día. Pero es un lugar ideal para una reforma, y convertirlo en un armario bien estructurado y no en el típico trastero. Aprovecharemos la inclinación para construir armarios o colocar estanterías y en las zonas más altas podemos poner cajoneras. Esto facilitará mucho las cosas  a la hora de distribuir el menaje de la casa, pues ser un lugar ideal para guardar la ropa de cada temporada y las mantas toallas y sábanas, Despejando así el resto de armarios de bultos tan grandes.

Como se puede observar en estos cinco trucos para ganar espacio en una reforma, siempre existe algún punto para iniciar una buena organización en el hogar.