Las reformas de porches y cerramientos más modernas que existen

Los espacios exteriores de las casas o pisos tienen como objetivo final que aquellos que los habitan puedan disfrutarlos todo el año. Esto en ocasiones se dificulta cuando no están preparados para resguardar a los usuarios de las temperaturas exteriores, ya sea del sol en verano o de la lluvia y el frío en invierno. Por este motivo se hacen reformas de porches y cerramientos.

En verano los habitantes suelen pasar mucho tiempo libre en sus terrazas o jardines disfrutando de los largos días de luz y calor, pero cuando llega el otoño y el tiempo empieza a cambiar, se comienza a dificultar la estadía al aire libre. Una de las mejores formas de garantizar la permanencia en el exterior es haciendo reformas de porches y cerramientos.

Existen en el mercado una gran variedad de porches y cerramientos, los cuales se adaptan a todas las características que posee el espacio exterior. Para ello es necesario acudir a profesionales como los de Reformas Granada, pues serán los indicados para gestionar todo el proceso.

Hay diferentes formas de desarrollar reformas de porches y cerramientos, y esto dependerá del espacio del que se disponga y de las necesidades y características que tengan los usuarios.

Reformas de porches y cerramientos viables

Realizar solo una cubierta o cerramiento completo puede resultar muy complejo, pero lo primero que se aconseja es que se valore el tiempo que se pasa en el exterior, las actividades que allí se realizan y lo que esperan conseguir al instalar un porche o un cerramiento.

Cerramientos de cristal

El cerramiento de cristal es el que más suele usarse para cerrar las terrazas de los pisos o los áticos. Son cerramientos con hojas de cristal, también denominadas cortinas de cristal, que encajan entre sí y pueden ser abiertas.

Es la mejor opción para los dueños de los pisos que desean poder disfrutar de un ambiente cálido durante el invierno y fresco en verano. Para realizar este tipo de cortinas se utiliza cristal templado de unos 10 mm aproximadamente, que otorga seguridad, aislamiento térmico y acústico a los que allí viven.

Aunque es más habitual verlas en los cerramientos de terrazas en viviendas, lo cierto que también son utilizadas en diferentes negocios que quieren ofrecer a sus clientes un espacio con vistas y mayor luminosidad, a la vez que crean un ambiente cálido y fresco.

Cubiertas

Las cubiertas pueden realizarse con diferentes materiales, lo que creará a la vez diferentes ambientes y cumplirá otras funciones. Las cubiertas con un acabado en madera darán elegancia al lugar, a la vez que aislamiento térmico y acústico. Este tipo de cerramientos rústicos tienen la capacidad de hacer de un lugar frío un espacio acogedor y cálido.

Existen diferentes acabados que varían en función de las preferencias de los dueños. Se puede elegir entre un acabado exterior en teja tradicional, zinc, pizarra o acero, entre otros.

Otro tipo de cubiertas son los denominados techos móviles, de apertura manual o ir motorizada. Aunque hay que invertir algo más de presupuesto, es la solución ideal para seguir disfrutando del espacio abierto y la luz natural en días fríos, y poder plegar cuando llega el verano. Esta infraestructura suele hacerse de vidrio o policarbonato, en función del acabado que se desee y del presupuesto. Este acabado es uno de los más deseados, pues con él se disfruta del paisaje como si no se hubiera realizado ninguna obra.

Pérgolas bioclimáticas

Las pérgolas son elementos independientes, es decir que no necesariamente hay sujetarlas a la infraestructura de la casa. La finalidad es crear espacios en los jardines o terrazas para que puedan ser disfrutados durante todo el año. Los materiales pueden variar, en este caso de las pérgolas bioclimáticas, al ser movibles, ayudan a regular la temperatura natural del lugar a la vez que aíslan de las inclemencias climáticas.

Sea cual sea la situación del espacio siempre hay la posibilidad de realizar reformas de porches y cerramientos que permitan alargar la vida útil de los lugares exteriores, proporcionándole a los habitantes más metros cuadrados para disfrutar de su vivienda.