Ventajas de contratar un contenedor de obra

Realizar una obra requiere de la organización y gestión de diferentes factores debido a que suele tratarse de procesos que cuentan con más de una variable a considerar. Las obras generan muchos residuos porque se utilizan diferentes materiales y se eliminan muchos restos durante proceso. Además, después de realizar una rehabilitación, no solo suele ser necesario una limpieza de obra para eliminar polvo o suciedad, sino que también es indispensable deshacerse de los muebles que ya no se deseen y de los escombros resultantes de la obra. Para poder realizar todo esto de manera efectiva lo mejor es utilizar un contenedor de obra.

El contenedor de obra se trata de la solución más práctica para deshacerse de los escombros que se generan, pues ofrece ventajas para la carga de materiales y, además, se evitarán muchos problemas con las autoridades, ya que el proceso se hace de manera responsable al solicitar todos los permisos pertinentes.

Hay que recordad que la ubicación del contenedor de obra requiere de la solicitud de permisos si se coloca en la vía pública, ya que lo exige la normativa de permisos de obra. Como esta debe cumplirse, siempre es mejor contar con los servicios de profesionales como los de Reformas Granada, quienes se encargarán de legalizar todo el proceso para que los propietarios del inmueble puedan estar más tranquilos.

Por qué elegir un contenedor de obra en una reforma

A continuación, se analizan los detalles sobre por qué un contenedor de obra es la mejor solución para deshacerse de los escombros, materiales y mobiliarios que generan las obras.

Por practicidad

Un contenedor de obra es más práctico para eliminar los escombros y residuos que los sacos de obra, ya que cuentan con mayor número de carga y se trasladan en un vehículo una vez llenos, por lo que el personal de la obra no debe realizar sobre esfuerzos cargando los sacos hacia el lugar donde desecharlos.

Por el tamaño de los residuos y escombros

Aunque la reforma que se esté llevando a cabo no sea de grandes dimensiones, lo más aconsejable es que se contraten los servicios de un contenedor de obra independientemente de los desechos que se vayan a producir. Hay que tener en cuenta que muchos de estos residuos que se tiran pueden ser de un tamaño considerablemente grande y por ello no pueden tirarse a la basura convencional.

Por la normativa

Muchos ciudadanos no son conscientes de que los residuos de una obra no pueden tirarse en cualquier lugar, ni a la calle ni a un simple contenedor. Estos materiales son considerados técnicamente como Residuos de Construcción y Demolición (RDB) y el Ayuntamiento pertinente será el encargado de informar sobre cómo deben ser tratados.

Es importante informarse previamente, pero si se desea realizar todo esto de manera sencilla, lo mejor es contratar los servicios de un contenedor de obra que delegue la responsabilidad a los encargados de realizar el proceso de limpieza.

¿Como contratar un contenedor de obra?

Si cuenta con un equipo de profesionales de reformas, ellos mismos pueden hacerse cargo de este proceso. Sin embargo, a continuación informamos sobre cómo hacerse con uno de manera individual:

Acudir al ayuntamiento

Para consultar y solicitar los permisos para poder instalar el contenedor en la vía pública, hay que acudir al ayuntamiento de la zona y pedir las licencias oportunas. Un dato de interés es que la vía pública puede utilizarse durante aproximadamente 4 días.

Acudir a la empresa adecuada

Hay que buscar una empresa que se adapte a las necesidades de cada uno. Se debe pedir un presupuesto y valorar cómo ejecutarán todo el proceso y qué dinero habrá que invertir.

También se deberán consultar con la empresa todas las dudas para que asesoren sobre qué dimensiones utilizar, cuántos días alquilan la cuba o sobre qué materiales se pueden volcar en ella.

Realizar la contratación bajo contrato

Este tipo de acuerdos deben realizarse bajo un contrato entre ambas partes para que no haya malos entendidos. Usualmente las empresas de contenedores de obra poseen unos contratos generales que utilizan con todos sus clientes, dado que sus condiciones de trabajo suelen ser fijas. Aun así, si se tiene alguna solicitud extra es apropiado hablarlo con los responsables de la empresa e intentar llegar así a un acuerdo entre ambas partes.