Cómo construir un lavadero en casa

En la actualidad el lavadero está ganándose su propio espacio dentro de las viviendas de los españoles, debido a la comodidad que supone tener una estancia especialmente dedicada al lavado y cuidado de la ropa.

Lavar la ropa, guardarla, plancharla o tenderla son de las tareas más tediosas y constantes que hay que hacer en una vivienda. Por ello cada vez más personas desean tener un espacio propio donde poder trabajar con ellas, sin tener que invadir otras habitaciones.

Cuando se realiza una reforma esta puede ser integral, es decir que abarcaría todas las estancias de la casa, o parcial, en este caso solo se actualizarán lugares específicos, como por ejemplo el lavadero o la creación de uno en algún espacio de la casa.

Ante la reforma o creación de un lavadero se deben valorar varios puntos. Siempre es mejor contar con un experto en la materia como los de Reformas Granada, ya que un lavadero no es una estancia cualquiera y, al igual que un baño o una cocina, requiere de ciertas características especiales que lo hagan funcional a largo plazo y no comiencen a aparecer humedades.

El lavadero: cuestiones a valorar

Si se está pensando en realizar la reforma integral de una casa y buscar un lugar para la creación de un lavadero es recomendable evaluar una serie de cuestiones como, cuántos habitantes hay en la casa, los metros que se necesitan, las zonas de ventilación o de desagüe y además el ruido que esta sala suele generar.

La ventilación

Uno de los puntos más importantes a la hora de construir un lavadero es buscar puntos de ventilación. El lavadero será un lugar donde se genere mucha humedad debido a los electrodomésticos que allí se colocarán, por ello es necesario evitar la condensación del aire al planchar o al utilizar la secadora.

Cuando se está en este proceso se debe pensar en cómo será la distribución de los elementos, los muebles, los armarios o la lavadora. Todos ellos deberán estar ubicados siempre alrededor del punto de ventilación y es que, aunque pueda parecer una obviedad, en ocasiones muchos habitantes han tapado la ventana de ventilación por colocar los muebles en cierto lugar.

Esto es quizás lo más importante de esta habitación, dado que sin un punto de aire la ropa que allí se lave, planche o seque, acabará cogiendo olor a humedad.

Muebles para el lavadero

Si el lavadero va a contar con la secadora y con zona de lavado, será mejor optar por muebles que sean tolerantes a la humedad. Además este deberá tener una capacidad alta de almacenaje, para guardar todo lo referente a la colada y no tener que invadir más estancias de la casa.

Un truco muy usado en los lavaderos es el de elegir el mobiliario y las tonalidades en colores claros como el blanco. Así,, además de parecer más grande, dará la sensación de limpieza, en consonancia con el objetivo del lugar.

Otra cosa a tener en cuenta es la distribución. Para aprovechar mejor el espacio siempre se aconseja tener integrados, lavadora, secadora y plancha dentro del mobiliario, de esta forma todo será mucho más práctico.

Los electrodomésticos

El gran generador de humedad en un lavadero es la ropa que se coloca en el tendedero o la secadora. Existen muchos modelos de secadoras, lo mejor es elegir aquellas que condensan la humedad dentro y pueden ser extraídas a través de un contenedor. Estas permiten ser colocadas en cualquier lugar, dado que no necesitan de instalaciones especiales.

Si no hay espacio para el lavadero

Una problemática en una reforma en la que se quiere crear un espacio para al lavadero es que sencillamente no haya metros suficientes para ello. Cuando esto ocurre, una de las opciones más utilizadas es la de integrar la lavadora y la secadora en algún armario o cubículo de la casa. Siempre es mejor hacerlo en lugares como la cocina o el baño, dado que tienen mejor ventilación, así, aunque puedan estar cubiertos por puertas, mientras se usan en la noche se dejan abiertos para que no se cree humedad.

Antes de decantarse por cualquier opción lo mejor será consultar con un especialista que inspeccione el lugar y pueda aconsejar sobre cómo sería la mejor manera de crear un lavadero si el espacio lo permite.