Cómo aislar una casa

El ruido es uno de los elementos con los que más cuesta convivir. En función de la zona en la que vivan, los habitantes optan por buscar métodos para aislar la casa y estar más tranquilos. Si el ruido de la calle, de los vehículos, de la gente al pasar o de la música de los bares entra a formar parte de la vida diaria de una hogar, puede llegar a ser un problema.

Cuando se vive en zonas urbanas las fuentes que producen ruidos aumentan y estas no suelen ser agradables para los inquilinos de las casas, por lo que buscan diferentes herramientas para poder aislarlas sobre todo en los puntos débiles como las ventanas.

Al igual que la luz, el sonido está conformado por ondas que se transmiten a través del medio (el aire, por ejemplo) y provocan que un cuerpo vibre. Es por este motivo que no todos los materiales tienen la capacidad de absorber las ondas de sonido y, por lo tanto, de amortiguar el ruido. Si se desea hacer una reforma para realizar la instalación de elementos que ayuden a reducir el ruido que penetra en la vivienda, lo mejor es contar con un equipo de expertos como los de Reformas Granada, que asesoran y gestionan todo el proceso, pues no todas las soluciones son aptas para cualquier casa o vivienda.

Elementos que facilitan el aislamiento del ruido

A continuación, se analizan los elementos con los que se puede realizar un aislamiento y las ideas más frecuentes y sencillas que pueden instalarse en una vivienda para hacer de esta un lugar más silencioso y habitable para todos los miembros de la familia.

El peso es el aliado del aislamiento

Aunque es muy sencillo, es cierto: la masa o el peso es la mejor herramienta para amortiguar y evitar el ruido. Es por eso que aísla más una pared de 15 centímetros que una de 5; aunque el material sea el mismo, una pared más ancha será más efectiva. De ahí que aísle más una ventana con cristales gruesos que finos.

Una plancha de acero de un centímetro de espesor es una solución muy viable, de esta forma no se pierden centímetros de espacio pero se genera grosor suficiente para aislar la estancia.

Utilizar materiales absorbentes de ruido

Existe un material denominado lana de roca, que está compuesto por roca volcánica. Es un material poco pesado que funciona de muelle, frenando el movimiento del aire y, por tanto, las ondas de ruido que llegan.

Es excelente para absorber el eco en espacios grandes y vacíos, pero a pesar de que ayuda con el aislamiento no es un elemento que funcione 100% por sí mismo, sino que es un complemento que debe ir introducido entre dos paredes finas de ladrillo, por ejemplo.

Ventana de doble acristalamiento

Las ventanas son los puntos débiles de las viviendas, pues por ahí se suele filtrar el ruido más fácilmente. Por ese motivo todos los habitantes de una vivienda buscan la manera de aislar estas zonas abiertas al exterior.

Las ventanas de doble acristalamiento están preparadas para aislar, además del ruido, del frío y del calor, suponiendo en ambos casos un gran ahorro de energía. Decantarse por estos modelos es la mejor opción, dado que si se vive en zonas muy contaminadas acústicamente, es la única manera de mantener una vivienda sellada que se pueda disfrutar tranquilamente.

Como se ha comentado, aislar la casa del ruido y demás inclemencias es una de las mejores inversiones que pueden hacerse, ya que una casa bien aislada y sellada será más confortable, cómoda, silenciosa y fresca en verano, así como cálida en invierno. Se ganará en salud tanto física como mentalmente.

Falsos tópicos sobre el aislamiento

Existen algunos tópicos falsos sobre cómo aislar casas o sobre qué cosas ayudan en el aislamiento. Entre las más populares se encuentra aquella que dice que los árboles, es decir, la copa de los mismos, ayudan con el aislamiento acústico de una vivienda. Sin embargo, esto no es verdad, pues las hojas tienen muy poca masa como para producir el aislamiento.

Lo que sí dan es sombra y, por lo tanto, ayudan a conservar mejor la temperatura de una vivienda, sobre todo en épocas de verano cuando las hojas cubren el árbol.

Lo único que de verdad ayuda con el aislamiento de casas o estancias son los elementos mencionados anteriormente; ni los árboles ni los muebles ayudan con el aislamiento del ruido.