Bricolaje con palés para una casa moderna

Uno de los mejores consejos que podemos ofrecer desde nuestra empresa de reformas y reparaciones es realizar un proyecto de bricolaje con palés que resulta bastante sencillo y que además ayudará a decorar la casa con un bajo presupuesto con o sin necesidad de la intervención de un profesional de la carpintería.

Reutilizar palés de madera está muy de moda, pues se considera un acto de reciclaje que permite reutilizar madera de buena calidad en hacer utensilios prácticos y útiles para la casa. Delante de naves industriales es habitual encontrarlos, dado que una vez que se recibe el material requerido, se deshacen del embalaje donde este viene, incluyendo el palé. Desde Reformas Granada, aconsejamos que si encuentra este tipo de material, no se dude en cogerlo para la utilización en futuros proyectos de bricolaje.

Si a usted le gusta el bricolaje y le gusta una decoración más allá de la convencional, a continuación daremos trucos e ideas para darle un giro moderno y diferente a aquellas estancias de la casa con sus propias manos, sin tener que hacer grandes gastos.

Bricolaje con palés

Enumeremos diferentes ideas de bricolaje con palés de madera bastante interesantes:

Transformar muebles de Ikea

Los muebles de Ikea son muy prácticos pero a la larga suele aburrir ver en todas partes la misma decoración sin personalidad. Si posee un aparador o cajonera de esta empresa, puede sustituir la parte delantera de los cajones por unas tablas de madera. Es sencillo solo se necesita cola blanca para pegar la maderera al cajón, o directamente atornillarla a la estructura. El toque que le da es original y único, dado que no existirá un mueble igual en el mercado.

Esta técnica se puede aplicar a todos los muebles que sea preciso, mesitas de noche, puertas para armarios etc.

Construir una puerta corredera con palés

Las tablas de las que están compuestos suelen ser de buena calidad para poder ejecutar un bricolaje con palés adecuado, solo se necesitaría en primer lugar, desmontar el palé. Después se le daría la forma y el tamaño que se precise uniendo unas tablas con otras. Una vez fijadas sería necesario comprar los utensilios necesarios para montar la puerta corredera. Puede parecer complicado, pero es más sencillo de lo que parece.

Una vez esté todo fijado, se deberá aplicar a la puerta un tratamiento de pintura y esmaltado para su buena conservación. Dejar secar al aire libre pero sin que le de forma directa el sol. Una vez lista montar todos los engranajes y colocar.

Crear mesas con puertas viejas o palés

Reciclar siempre es la mejor opción, y el mundo del bricolaje permite darle una segunda oportunidad a objetos que pudieran parecer que ya no la tienen.

Con cualquier tipo de puerta de madera vieja, se podría construir una mesa, solo se necesitaría: Pintarla, tratar de nuevo la madera, cuatro patas para sujetarlas y tornillos para sujetar las patas. De esta forma se le estaría dando una segunda oportunidad a un objeto inútil y se añadiría un toque especial a la estancia con una mesa única.

Otra forma de conseguir una mesa diferente sería crear una, a base de hacer bricolaje con palés de madera. Se seguiría un sistema similar al de la puerta corredera, solo que en esta ocasión solo necesitarían unas patas, en vez de un mecanismo.

Estructuras de sillones a base de palés

Cada vez son utilizados por más personas los palés para crear muebles de exteriores: Pues al ser este material barato y si además se trata la madera con productos específicos se pueden crear mobiliario muy original y de una gran durabilidad.

Es muy sencillo: el truco está en colocar uno o dos (dependiendo de la altura que se precise) unirlos entre sí con cola, puntillas o tornillos que eviten que se puedan deslizar. Una vez construida la estructura ya solo será necesario colocar cojines o láminas de goma espuma para hacer la estructura más cómoda y confortable.

Realizar murales o cuadros con palés

Llegados a este punto se podría decir que pocas cosas no se pueden construir reutilizando la madera de los palés. La realización de cuadros o murales de madera es el bricolaje más sencillo, dado que solo se requiere de imaginación, pintura y cola.

Una vez desmontados los palés, se corta la madera en trozos de diferentes tamaños y se unen entre sí dándole las dimensiones deseadas. Después de que la cola seque, se pinta o se dibuja lo que más guste.