Cómo dejar de odiar aspectos de tu vivienda y poder reformarlos

Es frecuente que llegado cierto momento, ya sea por falta de recursos, por nuevas incorporaciones a la familia o porque hemos adquirido una vivienda con problemas de construcción, los habitantes comiencen a odiar aspectos de su vivienda.

Con el paso del tiempo, las casas en algunos casos comienzan a perder funcionalidad, debido a diferentes factores. O bien las familias aumentan, lo que provoca falta de espacio, o las cocinas y los baños se vuelven anticuados o se estropean por el uso. Para poder solucionar la mayoría de estas cosas es necesario realizar una reforma en algunas estancias, algo que a muchos usuarios les causa terror.

Por suerte existen compañías de trabajo como las de Reformas Granada, que gracias a su experiencia consiguen realizar aquello que el cliente necesita sin llegar a realizar una obra eterna que desespera a quienes la viven. Las reformas implican un coste y unas semanas de trabajo, es necesario mentalizarse acerca de lo que esto implica para que ambas partes puedan convivir y trabajar a gusto.

Odiar aspectos de su vivienda provoca que a muchos usuarios les cueste decidirse a reformar porque consideran que este cambio será largo y requerirá de un gasto casi ilimitado. Por ello es mejor que contacten con profesionales que los tranquilicen y les resuelvan todas sus dudas, como los de Reformas Granada.

En otros casos no es necesario realizar una reforma completa, solo hacer una obra seca o un lavado de cara de las estancias para eliminar elementos y reemplazarlos por otros más funcionales. También se pueden eliminar solería, colores de pared o redistribuir las estancias. En este artículo se pretende analizar cómo mejorar una vivienda con o sin reforma.

Reformas para dejar de odiar aspectos de su vivienda

Las diferentes estancias de la casa pueden modificarse para crear mejores ambientes en ellas y que de este modo resulten más funcionales para toda la familia:

Estancias como salón, dormitorio, cocina o baño demasiado pequeños

Una de las quejas más comunes, en lo referente a la vivienda, es el tamaño de los diferentes espacios. Esto es algo que afecta a la convivencia. Son muchos los usuarios que ven una desproporción entre el tamaño de su diminuto salón o cocina en comparación con otras salas como las habitaciones o la terraza.

Para mejorarlo, se puede intentar cambiar la sensación de opresión que aporta el espacio reduciendo la cantidad de muebles que hay allí o bien pintando las paredes de colores más claros. Si nada de esto funciona, se pueden tomar medidas más agresivas, como eliminar tabiques y unir el salón con la cocina. Otro tabique que puede eliminarse para crear una sensación de mayor amplitud es aquel que colinde con el pasillo. Los pasillos son traicioneros y ocupan un lugar que no es necesario; unidos a otros lugares de tránsito cumplen la misma función sin quitar espacio.

La casa, las habitaciones siempre están desordenadas

Aunque en ocasiones esto puede ser más bien un mal hábito de los habitantes de la casa, en algunos casos las características de la vivienda dificultan la tarea de ordenar o recoger los elementos de uso habitual y ocasional.

Esto es debido a que en muchos casos la vivienda carece de espacio en los que guardar las cosas que no se están utilizando y, como consecuencia, todas ellas acaban apiladas encima de muebles, de estanterías o del sofá, incomodando también el descanso.

La solución a esto es la redistribución y creación de nuevos muebles, así como hacer armarios empotrados en alguna estancia que sea más espaciosa para de esta forma organizar mejor los elementos y dejar una casa más útil para todos.

Casas con estilos anticuados

Suele pasar que un día los usuarios se dan cuenta de que el aspecto de su vivienda ya no es lo que era. Se ha vuelto anticuada y es necesario remodelarla un poco. Solo cambiando la pintura, el mobiliario y las tapicerías es posible hacer grandes transformaciones.

Por el contrario, si es la cocina o el baño lo que tiene un aspecto antiguo, habrá que realizar una pequeña reforma allí para eliminar azulejos antiguos, muebles viejos y demás elementos de uso que ya no lucen a la vista.